Pues yo compraré la melva, el vino, el aceite, la cebolla y todo lo que me dé la gana dónde quiera y no precisamente en Andalucía, que ya está bien de tanto patriotismo barato, que todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida y que los productos pueden ser mucho mejores en otra parte.

Responder