Espárragos blancos de Navarra: propiedades y beneficios

¿Sabías que los espárragos blancos son el mismo vegetal que los espárragos verdes y morados?. Pues sí, la única diferencia es que los espárragos blancos se cultivan sin luz solar, de ahí que no tenga pigmentos que le den color. En este artículos hablaremos sobre sus propiedades y sus beneficios para la salud.

¿Qué son los espárragos blancos y a qué saben?

Como hemos comentado el espárrago blanco es una variedad del espárrago, se trata de la misma planta que nos daría por ejemplo los espárragos verdes o los morados, la diferencia es la planta se cubre con tierra a medida que va creciendo e incluso a veces con una lona, así evitamos el contacto con la luz solar. Los espárragos blancos son largos, de color blanco lechoso tanto por dentro como por fuera y normalmente más gruesos que los verdes.

espárragos blancos de Navarra

Hay principalmente tres aspectos que influyen en su sabor y en su textura que son el momento de la cosecha, la edad de la planta y el método/tiempo de cocción. Generalmente su sabor es más suave que el de los espárragos verdes y tienen un toque agradablemente amargo, si quieres quitarle el toque amargo solo tendrás que eliminar la cáscara exterior, que es la principal fuente de amargor.

Por ejemplo, los espárragos de Navarra (conserva con IGP: Indicación Geografica Protegida), que son de gran tamaño y grosor tienen un sabor muy delicado, son muy jugosos y junto con su textura le dan un toque distintivo, además lo cosechan de noche para aprovechar al máximo sus propiedades y no perder ni una pizca de sabor.

Información nutricional de los espárragos blancos

El hecho de haber sido cultivados sin luz no influye en el perfil nutricional de esta variedad de espárragos, por lo tanto tendrían los mismos nutrientes que los espárragos verdes. Entre 1 y 2 gramos de cada 100 gramos de fibra dietética, proteínas, aminoácido asparagina, es bajo en carbohidratos y azúcar y sobre todo bajo en grasas y calorías, se estiman unas 20 Kcal por cada 100 gramos. También contiene vitamina B, vitamina K, vitamina A, calcio, fósforo, potasio, hierro, magnesio, manganeso, zinc y sodio.

Son también fuente de antioxidantes, aunque los niveles son más bajos que si lo comparamos con los espárragos verdes.

90 gramos de espárragos cocidos contienen 20 calorías, 2,2 gramos de proteínas, 0,12 gramos de grasa, 1,8 gramos de fibra y vitaminas A, C y K en mayor medida, más vitamina E, potasio, más otros micronutrientes.

Beneficios de los espárragos blancos

Incluir los espárragos blancos en nuestra dieta tiene numerosos beneficios en nuestra salud, como por ejemplo:

  • Su bajo nivel de grasas, carbohidratos y calorías lo convierten en un alimento ideal si estás considerando baja de peso
  • Gracias a su contenido en fibra se recomienda para aliviar el estreñimiento y para mejorar la digestión
  • Ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, presión arterial alta y la diabetes
  • La presencia de aminoácido asparagina beneficia al cerebro y al sistema nervioso
  • Cuenta con antioxidantes con propiedades antiinflamatorias
  • Contiene nutrientes esenciales como por ejemplo la vitamina B
  • Es una fuente de vitamina K, un nutriente que influye en la coagulación de la sangre y la salud de los huesos
  • Su contenido en ácido fólico (vitamina B9) hacen que sea un alimento ideal para el embarazo

Recetas con espárragos blancos

Si buscas en internet encontrarás numerosas recetas para incluirlos en tu dieta, nosotros hemos querido compartir esta contigo, se trata de una ensalada de espárragos blancos y frutos rojos.

Es una forma ideal de comer los espárragos blancos frescos y crudos y de disfrutar de su sabor y jugosidad, asegúrate de elegir los espárragos de Navarra mirando el etiquetado.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200 gramos de de hojas de ensalada (brotes tiernos)
  • 8 espárragos blancos frescos
  • 2 cucharadas soperas de maíz dulce
  • Arándanos
  • Frambuesas
  • 8 nueces
  • 2 cucharadas soperas de pipas de calabaza y de girasol (a ser posible sin sal)
  • Queso manchego
  • Sal
  • Aceite y vinagre

Paso a paso:

  1. Prepara las hojas de la ensalada y limpia los espárragos, para hacerlo retira la base dura y pélalos, después córtalos en láminas finas.
  2. Limpia también y seca los frutos rojos, hemos incluido arándanos y frambuesas pero puedes incluir también fresas, moras…
  3. Corta también el queso manchego en trozos pequeños y finos
  4. Por último añade el aceite y el vinagre y un poco de sal, reparte el maíz, los frutos rojos y las nueces, más las pipas.

 

Deja un comentario